10.30.2006

De vez en cuando el silencio consigue rodearte e invadirte. Te sientes tranquila y lo suficientemente fuerte como para asomarte a una página que sólo te has atrevido a mirar una vez en casi un año (tanto daño puede hacerte). Tecleas el apodo y das al intro. Aparece, y comienzas a leer el resumen de varios meses en apenas tres minutos. Con esos pocos datos intentas saber cómo está alguien que fue la persona más importante (a pesar de que salieran tantas cosas mal), por si descubres que es el momento de hacer una llamada y reencontrar algo grande y bonito.

Pero alguna de las frases que leo me dice que no es así. Alguna frase y alguna sensación que aparece por aquí dentro, como la pena. Y ahora no puedo dar explicaciones. Así que habrá que seguir esperando, aunque no sé si es lo adecuado.

Mientras, me refugio en mis realidades y sueños presentes.

1 comentario:

marieta dijo...

Sin duda esperar es lo mejor, Patri. Cualquier día verás la señal apropiada, ya verás.

Chica, qué rabia da pasar por madrid y no verte. Ya estamos en casa...las vacaciones han estado de maravilla.
:D
Bezzzzzz