12.25.2007


¡Felices y tranquilas fiestas a todos!

-----------------

Y aunque no tiene nada que ver, os pongo este corto, que es -casi- real como la vida misma...




12.20.2007

(Emulando a mis Lolitas)

Ñoras y Ñores, les presento al mozo que me alegra la vista a las 7 de la mañana desde la marquesina del autobús:



"Hacía frío y el hombre tosía. Un frío vientecillo barría el promontorio. Pensó en la mujer. En estos momentos, el hombre hubiera dado cuanto tenía o cuanto llegara a tener con tal de poder abrazar el calor de la mujer, envueltos los dos en una manta, y así dormir. Hubiera dado todas las esperanzas de eternidad, todos los beneficios del pasado, con tal de estar con ella, junto a ella, envueltos en una manta, y dormir, sólo dormir. Parecía que dormir con la mujer en sus brazos fuera su única necesidad."

("El amante de Lady Chatterley")






Esperaba, aterido, en la parada del autobús. La lluvía no dejaba de caer desde hacía horas, fina y punzante, deslizando en una caricia sobre sus mejillas. El resto del cuerpo abrigado, arrebujado como si se le fuera el calor y la vida con el vaho de cada respiración. No había más luz que los neones de la ciudad. Los coches pasaban deprisa a su lado, sin parar. Los semáforos seguían con su latido inaudible entre el ruido de gente que se ignora en su camino. Y él estaba solo.

Por un momento perdió la noción del lugar en el que se encontraba, y aferrando sus brazos a sí mismo, imaginó cómo sería deslizarse al lado de ella, en una cama suave y cálida, bajo un edredón ligero que los cubriera por completo, desnudos, piel contra piel, sin nada, absolutamente nada, que lo impidiera. Pegar su pecho a la espalda de ella, encogerse y acoplarse a un pequeño cuerpo recogido sobre sí mismo, abarcarla por completo, rodear con un brazo fuerte su cintura, apresar sus manos para no caerse, esconder el rostro en el hueco de su cuello y notar la presión de su mejilla al sonreir. Respirar al compás de un latido casi imperceptible, detener el tiempo y olvidar que el resto del mundo existe fuera de ese edredón. En alguna laguna de la noche, perderse dentro de ella, insistiendo y sintiéndose acogido, deseado desde hace mares de tiempo. Cuidando. Protegido.

Hacía frío. Ya llegaba el autobús, con el suelo húmedo y resbaladizo, en el que entró fingiendo no percibir al resto de personas, sus abrigos, sus olores. Aún quedaba un largo trecho hasta llegar a casa.

12.19.2007




Listen to the girl
As she takes on half the world
Moving up and so alive
In her honey dripping beehive
Beehive
It's good, so good, it's so good
So good

Walking back to you
Is the hardest thing that
I can do
That I can do for you
For you

I'll be your plastic toy
I'll be your plastic toy
For you

Eating up the scum
Is the hardest thing for
Me to do

Just like honey...

12.18.2007

Él
todavia sientes esto??
http://www.goear.com/listen.php?v=55c55a5


Yo
Respecto a quién?
No te podría decir bien respecto a quién... pero sí, aún siento eso.

"I find it hard to trust
not only me, but everyone around me

(Because of you)
I am afraid...

I cannot cry
because I know that's weakness
in your eyes

I'm forced to
fake a smile, a
laugh, every day
of my life

My heart can't possibly break when
it wasn't even whole to start with"

Because of you
I don't know
how to let
anyone else in

Because of you
I'm ashamed of my life
because it's empty"


Él
well done

12.17.2007

No sé cuántas veces he escuchado ya esta canción... habiéndola descubierto hoy.



12.16.2007

Después de una semana de mierda (la peor en dos años, que yo recuerde), ayer me encuentro con una tarde de sábado que fluyó suave y dulce. Me encontré recibiendo y dando montones de abrazos de esos que te aprietan para recogerte y cuidarte, poniendo tiritas en heridas de meses atrás, cosechando la calma que tanta falta estaba haciendo...

Y por ahora nada más, que he decidido que pensar demasiado es malo, y no lleva a ningún lado.

------------------------------------

Impresionante ver a mi abuela y a sus compañeras de la residencia de ancianas hacer una obra de teatro donde hacían de animales, ¡disfrazadas!. Mi abuela iba de dálmata y estaba graciosa, coqueta, actuando como en sus mejores tiempos...




... pero me robó el corazón el cerdito.


12.10.2007

Se pasan las horas envuelta en música. Tres horas con Bach, Haydn, Albéniz... Y ahora algo de jazz. Música para calmarse. Es como si el alma tuviera acidez y no encontrara remedio para aliviarla. Sólo si deja de pensar, sólo si decide que lo único que importa es encontrar paz durante el minuto que vive. Sólo si desaparece el futuro, sea inmediato o lejano. Sólo si, a solas, consigue respirar de nuevo.

Aguantar con los ojos cerrados. Uno, dos, tres... Un poquito más, que seguro que es para bien... Que ya verás que, cuando los abras, las cosas habrán cambiado.

Y seré como sea, pero seré yo. Y sólo con eso tiene que bastarme.

12.09.2007




Can you feel my heart?
You have it in your hands.
How do you hear me talking all my trash?

Do you like my ways?
Do you still love my face?
Do you think it's dreadful when I say ...

I think of you often.
Have you forgotten
The way you looked at me
When we met?

Do you think I'm dreamy?
Or do you mean scared?
How much are you saving? You're so brave.

How to talk to the deaf?
And how to talk in bed?
How long to realize that makes no sense?

I think of you often.
Have you forgotten
The way you looked at me
When we met?

May I ask a question?
But take in its sense.
Can I touch your nape? It won't hurt.

Inside of me
Is easy to see,
When you find it out
Please show it to me.

12.08.2007


Hoy bajaba por Gran Vía, a las siete y media de la tarde. Como siempre que se acerca la navidad, la calle estaba atestada de gente. Había muchos niños con sus padres, mirando escaparates, ya fueran de juguetes, o de langostas vivas en las peceras de los restaurantes. Yo miraba y no veía más allá, como si no estuviera allí. De repente todo me ha parecido vacío, estúpido. Sin sentido alguno. En una bocacalle asomaba uno de los árboles iluminados que ha puesto el ayuntamiento. He desviado mi paso hacia allá para hacerle una foto, pero al poco de acercarme he dado la vuelta. Y en ese momento he vuelto a sentir el frío.


Nunca las luces de navidad me habían parecido tan vacías, tan carentes de significado.



Aún no sé por qué, pero creo que algo anda desencajado dentro del pecho...


12.07.2007

Porque te tengo y no

porque te pienso

porque la noche está de ojos abiertos

porque la noche pasa y digo amor

porque has venido a recoger tu imagen

y eres mejor que todas tus imágenes

porque eres linda desde el pie hasta el alma

porque eres buena desde el alma a mí

porque te escondes dulce en el orgullo

pequeña y dulce

corazón coraza


porque eres mía

porque no eres mía

porque te miro y muero

y peor que muero

si no te miro amor

si no te miro


porque tú siempre existes dondequiera

pero existes mejor donde te quiero

porque tu boca es sangre

y tienes frío

tengo que amarte amor

tengo que amarte

aunque esta herida duela como dos

aunque te busque y no te encuentre

y aunque

la noche pase y yo te tenga

y no.

11.24.2007

Leyendo noticias, me encuentro con algo que me ha pinchado dentro. Son unas palabras de Fernán-Gómez, de uno de sus libros. Un texto "dedicado a la amada de antes":


"Ya no te amo ni te temo, ya he sobrevivido; y te quise tanto, y te amé tanto, y estás tan lejos, que ahora, cuando ya no te amo, me hace mucho daño verte y comprobar que te pareces tanto a la que eras…"


(¿Alguien sabe el título de la obra?)



Who can say where the road goes,
Where the day flows?
Only time...

And who can say if your love grows,
As your heart chose?
Only time...

[...]

Who can say why your heart sighs,
As your love flies?
Only time...

And who can say why your heart cries,
When your love lies?
Only time...

[...]

Who can say when the roads meet,
That love might be,
In your heart.

And who can say when the day sleeps,
If the night keeps all your heart?
Night keeps all your heart...

[...]

Who can say if your love grows,
As your heart chose?
Only time...

And who can say where the road goes,
Where the day flows?
Only time...

Who knows?
Only time...

Who knows?
Only time...

11.16.2007

"Mirarte de reojo:
la cara.
Los ojos.
La boca.
Perder la mirada en tu boca.
Descender por tu cuello.
Volver a mirar tus ojos.
Directamente.
Ruborizarme.
Bajar la mirada.
Encontrar tu pecho.
Esa camiseta que tanto me gusta.
Volver a perderme.
Levantarme.
Acercar mi mano a tu mejilla.
Acariciarla sin miedo.
Suavemente.
Dibujar tus labios con mi dedo.
Humedecer mi boca.
Acercar a tus labios un beso.
Ligero.
Tierno.
Intenso.
Primero en la comisura.
Apenas un roce.
Después regalarte varios besos.
A lo largo de tu boca.
Pequeños.
Hasta hacer que la abras.
Poco a poco.
Y pueda introducir mi lengua.
Sólo la punta.
Al principio.
Nada más.
Y tocar la tuya.
Y que me respondas.
Y hacer ese beso profundo.
Húmedo.
Largo.
Notar tus manos.
Apenas un roce.
Acariciando mis brazos.
Acariciando mi cuello.
Recogiendo mi espalda.
Apretándome contra ti.
Sin dejar de besarte.
Notar que me desnudas.
Poco a poco.
Y dejar que te desnude.
Poco a poco.
Hasta encontrarnos.
Piel contra piel.
Rozándonos.
Pegados.
Mis manos buscando tus caderas.
Tus muslos.
Tus ingles.
Tu calor.
Notar que me deseas.
Tanto como yo a ti.
Tus manos buscando mi cintura.
Mis muslos.
Mis ingles.
Mi agua.
Y sentir que bajas.
A beber de mí.
Y sentir que subes.
Lamiendo.
Besando.
Mordiendo.
Sonriendo.
Y que me subes contigo.
Sobre ti.
Para poder entrar en mi cuerpo.
Profundamente.
Mientras te abrazo.
Este eterno y hermoso abrazo...
Respirar contigo nuestro aire.
Cabalgar al ritmo de un latido.
Sudar.
Gemir.
Contraerme.
Derramarte.
Que me quieras.
Quererte."



Rompió la carta y la tiró, hundiendo la cabeza entre sus manos.

11.12.2007



---------------------------------------------------------------------------------------

Algo, de repente, se rompió. En sólo un momento quedó claro que lo realmente importante era beberse un segundo tras otro, hacer cada instante tan intenso que doliera la vida. Sin remordimientos. Sin culpa ni miedo a volar.

---------------------------------------------------------------------------------------

Apenas había luz en el cuarto. La tarde iba muriendo irremisiblemente, aunque sin prisa, sin dolor. Ella se paseaba desnuda, tranquila, prendiendo una vela en cada esquina del suelo, que crujía al paso de su peso ligero. El aire, templado, olía a madera de árbol joven. En el centro de la habitación había una cama, y en ella, un hombre joven, atado, con los ojos vendados, esperaba.

Privado de movimiento y de luz, las sensaciones se intensifican. Cada poro de piel está alerta esperando un estímulo. De repente, un dolor pequeño, intenso, caliente, cae en círculo bajo su garganta: una gota de cera. Respira hondo, más rápido de lo habitual. Es algo que no esperaba. Acto seguido, cuatro gotas de agua helada golpean su pezón izquierdo, indefenso. Un contraste diminuto y brutal que pone al límite la tensión de su piel. Abre la boca involuntariamente, dejando escapar un gemido.

Ahora un consuelo: dos labios suaves le reconfortan con calor húmedo, besando y lamiendo despacio la zona herida por el agua. No poder moverse es ahora más castigo que antes, pero al menos sonríe. Sólo es consciente de esa caricia que le regala una boca que no ve, que succiona cada vez con más intensidad. De repente, la yema de un dedo: apenas le roza la piel, acariciando desde la cadera, subiendo hacia el pecho, hasta el cuello. Como si fueran plumas, se unen en la caricia el resto de los dedos. Y a esta sensación liviana, a la humedad que ataca intensa sobre el corazón, se une todo un cuerpo. Ella se pega a él, le regala todo el calor y la humedad que desprende. Se desliza. Él sigue sin ver nada, pero es consciente de todo el cuerpo de ella, que ahora le acaricia apenas con el pelo, haciéndolo bailar despacio sobre su pecho. Su boca abandona el pezón, que queda erizado por el repentino frío, y comienza a descender, poco a poco, por el vientre. La lengua se entretiene en el ombligo, afilada, ahondando en él, despertando en su interior descargas que no había sentido antes. La excitación va creciendo más y más. Ella sonríe; él lo nota, por los labios pegados a su piel. Los besos siguen bajando hasta que llegan a la dura suavidad de su sexo. Una mano pequeña, desde abajo, le cobija, apretando con cuidado. La lengua teje un traje húmedo, con calma. Va lamiendo al principio sólo con la punta, desde la base, en espiral, hasta llegar a la cima. Es difícil aguantar atado así, pero no hay más opción...

La mano aprieta, suavemente, mientras la lengua continúa explorando. Ahora extiende en círculos, el líquido que sale de él, apretando, entrando ligeramente. Los labios le aprietan mientras pequeños toques con la punta de la lengua le hacen levantar la cadera a impulsos. En uno de ellos, ella le abraza con la boca, profunda, cálida y húmeda. Él deja escapar el aire y la voz, sin darse cuenta. Se mueve dentro de ella, que aprieta, sube, desciende, lame...

Cuanto más le posee, más desea él poseerla. Ella le abandona por un momento, le observa: la respiración agitada, la boca entreabierta, la cadera impulsándose hacia ella, su erección dura y brillante...

Él no ve, sólo siente. Necesita volcarse, está perdido. Y de repente, por sorpresa, siente que la penetra hasta el fondo. Da un grito largo, de placer prolongado e inesperado. Comienza a moverse con energía, a pesar de sus ataduras, mientras ella se acopla a sus movimientos, más rápido, más profundo, más fuerte...

... hasta que en un último abrazo se vuelcan el uno en el otro. Y así quedan, relajados y ausentes en el tiempo.

11.08.2007

Jojojojo...

10.30.2007

Casi sin darme cuenta. De puntillas. Sin hacer apenas ruido. Te descubro otra vez, para entender que eres tú el que me llena.

(P. Neruda)


10.24.2007

Tranquilidad.
Contacto.
Cotidianidad.
Hablar.
Reir.
Bromear.
Seducir.
Cantar.
Complicidad.
Buscar "la" mirada.
Encontrarla.
Puntos en común.
Diferencias que estimulen.
Cercanía.
Excitación.
Una mano.
Un abrazo.
Un impulso.
Fantasía.
Protección.

Qué necesito.

10.23.2007




Octubre

10.22.2007



Hacia la luna, que nos aleje el alma de arena tinta en sangre.
Hacia la luna,
por un rayito claro.
Hacia la luna, despacio, para no caernos dentro de este mar que engaña,
de este mar turbio,
mentiroso y amargo.

10.20.2007

Leo, como cada fin de semana desde hace ya bastante tiempo, "El Cultiberio", apartado del periódico digital "El Confidencial". Y hoy Inci escribe esto:


"Lo siguiente que pasa es que el propio maestro Antón nos habla, breve pero intensísimamente, de qué es para él la música, la inspiración, el arte. A mí me llegó al alma cuando dijo qué le empujaba, qué le impelía, le forzaba casi, a escribir: “La belleza”, sonrió, con una sonrisa azul de esas suyas, inocente y translúcida, como si eso fuese una explicación. ¡Y lo es! ¡Vaya si lo es! Pero es una explicación que no entiende todo el mundo. Sólo habrá atrapado su perfecto significado quien haya logrado eso mismo alguna vez. Quien haya creado algo, sea lo que sea, por el puro delirio (casi una obligación, cuando uno se ve atrapado en ese cepo) de echar a volar algo hermoso, sabiendo que sin duda volará lejos y para siempre. Un acróstico de amor perdido en el índice de un libro o un soneto perfecto disimulado en una carta. Una deliciosa filigrana en madera que nadie verá jamás, porque está labrada en la cara que ha de quedar oculta cuando el mueble sea empotrado. Corregir en el ordenador toda una fuente tipográfica para incluir la indicación “fr” en una partitura en la que cualquier editor de música hubiese puesto, sin duda, “ft” (forte). Yo saqué fotos de las diminutas gaviotas que, con un pincel de un solo pelo, pintó hace dos siglos, en los interminables muros del Gran Palacio de Bangkok, un tipo al que sin duda pagaban por retratar allí las glorias de la dinastía, no por entretenerse en inventar pajaritos. Pero dejó en sitios inalcanzables lo más hermoso de su alma y de su arte. Esa es la belleza perfecta y absurda (la más apasionante de las bellezas) que lleva inflamando al maestro Antón desde hace más de medio siglo."


La belleza. Sin más motivos. EL motivo. ¿Por qué buscar más si ahí es donde se encuentra la calma?

10.16.2007

A veces encuentras detalles que te hacen oscilar entre la desesperación y las ganas. Desesperación por no encontrar la manera de encaminar tu vida hacia algo tan hermoso como estas imágenes; ganas (todas las del mundo) por seguir buscándolo.

Se admiten sugerencias. ¡Por favor!

Disfrutadlo.


10.10.2007

Esta noche necesito gritar y salir corriendo. Hasta que vuelva a creer en algo eterno.





I'm staring at a broken door,
There's nothing left here anymore.
My room is cold,
It's making me insane.

I've been waiting here so long,
Another moment seems to 've come,
I see the dark clouds coming up again.

Running through the monsoon,
Beyond the world,
To the end of time,
Where the rain won't hurt

Fighting the storm,
Into the blue,
And when I lose myself I think of you,
Together we'll be running somewhere new…

Through the monsoon.
Just me and you.

A half moon's fading from my sight,
I see your vision in its light.
But now it's gone and left me so alone

I know I have to find you now,
Can hear your name, I don't know how.
Why can't we make this darkness feel like home?

[...]


I'm fighting all this power,
Coming in my way
Let it take me straight to you,
I'll be running night and day.

I'll be with you soon…
Just me and you.

We'll be there soon…
So soon.

10.09.2007

Londres huele a patatas fritas.

Allá por donde vayas, huele a comida. Eso a Clara le desespera. La sensación de humedad es constante, en todas las casas donde poses la mirada, en el suelo, en los parques. Todo es húmedo allí (sé que no digo nada nuevo). La impresión que me ha dado es la de ser una ciudad cómoda para vivir, siempre que tengas un sueldo decente. Es activa en el centro y muy tranquila en los barrios de las afueras; hay mucha gente joven y es tremendamente cosmopolita (cosa que me encanta). Y qué decir de los mercadillos (I love Candem!). Una buena ciudad para vivir, sí.

En apenas dos días es complicado verla tranquilo (por no decir imposible), pero es suficiente para que te deje una impresión y captures algunos de sus rincones más típicos (o más escondidos).

Por aquí deslizo alguna de esas fotos...

10.03.2007

Cuando vuela la mente a ras del sueño, a punto de cerrarse los párpados, es como si un loco nos mirara con gesto de cariño antes de partir, y liberase piadoso cadenas de silencio que encierran nuestro corazón.

Qué feliz loco.

Feliz caída.

Feliz sueño.

10.01.2007

En 1934 alguien escribió este tango, "Cambalache". Y cuánta razón tenía el compañero de trabajo que me lo pasó: parece que nada cambia con el tiempo...



Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos...

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...

9.30.2007

A veces surge una noche estupenda cuando ni siquiera tienes un plan. Coger la cámara, meterte en el coche y marcar kilómetros de camino a Madrid. Un atardecer bonito en mi templo (porque es mío y de nadie más :P);






un paseo hasta palacio atravesando los jardines, descubriendo juegos de agua y luces; una llamada a un amigo enfurruñado y conseguir sacarle de casa; una cena improvisada en un restaurante estupendo; un paseo por algunas de mis zonas preferidas de la ciudad (Chueca, Gran Vía, Ópera...); un café de emergencia-total-anti-sueño:
por-dios-no-saques-la-almohada-que-entonces-ya-sí-que-me-pongo-a-roncar-aquí-mismo...





Y sobre todo hablar. Por un momento maravillarse de no estar cohibida y dejar que la conversación fluya, sin pensar "¿y qué puedo yo contar?". Será que ya estamos mayores y se nos olvidan algunos miedos... Hablar y reir hasta tarde en el restaurante. Hablar y reir paseando por Madrid. Hablar y reir, tomando un café acompañado de música tranquila. Y mientras aguardaba a que hiciera efecto, darme cuenta de que a veces, cuando menos te lo esperas, cuando menos lo planeas, aparecen noches perfectas en muy buena compañía.




9.29.2007

Toda esta semana ha sido de trabajo en exceso. En realidad, después de ver el cómputo global de horas trabajadas, ha sido todo el mes. Y lo que te rondaré morena, supongo, tal y donde estoy metida.

He vuelto a adelgazar. La báscula me dice que estoy entre 51 y 52 kilillos. La del camión de donaciones de sangre me dijo "pero hija mía, ¿seguro que pesas más de 50?". Y yo, convencidísima, le dije que sí, claro que sí. A lo tonto, como raro y no duermo mucho (es involuntario), y los nervios tienen montada una buena contra la que intento pelear a base de infusiones de manzanilla y tila (que saben a castañitas cocidas).

A veces emerjo de entre todo este berenjenal que tengo en la cabeza y capto una calma tranquila. En ella todo me da igual, ¿hay algún motivo para no estarlo?


9.23.2007

Esta noche es la "Noche en blanco" en Madrid. Demasiada gente, demasiado follón, mala organización... Demasiadas expectativas y estar demasiado pendiente de cosas que no son lo que a mí realmente me apetecía hacer. Pero bueno, de todo se aprende...

De todos los momentos de la tarde me quedo con esta foto. Al mirar a los niños viendo cómo el Payaso se ponía triste porque la Margarita le decía que no le quería, era imposible no sonreir.

9.19.2007

A veces te enteras de cosas inesperadas y tristes, que no sabes dónde y cómo encajar. Porque no encajan. Es imposible que encajen. La enfermedad no tiene forma de puzzle, y nadie quiere cederle sitio. Por eso ella a veces se sienta en nuestra butaca dando empujones, intentando echarnos.

A veces te enteras de cosas que te dejan en estado de "shock", sin saber reaccionar hasta que te levantas de tu silla de la oficina y te vas al baño deprisa, muy deprisa, a llorar.

Luego te pones en el lugar de esa persona, que intuyes afrontará su enfermedad con fortaleza y alegría (porque siempre han ido implícitas en él), y hasta te avergüenzas de haberte sentido mal al conocer la noticia, como si fuera un egoísmo estúpido e inaceptable. Despiertas (una vez más) para entender que la vida puede cambiar, e incluso acabarse, de un día para otro, y renace el ansia de beber y devorar todo lo que es hermoso de cuanto te rodea. Desaparecen las obligaciones artificiales, los nombres prohibidos, e incluso aquello que en otro momento pudiera parecer ridículo ante mis propios ojos.

Tanto amor y tan poco tiempo...

En ese momento, los muros caen y sólo queda lo importante: una sonrisa abierta, una mirada cómplice, una caricia en la mano... y poder compartirlo.

9.17.2007

Todo el mundo necesita reencontrarse con su pasado en alguno o varios momentos de su vida. Leer poemas. Atreverse con fotografías. Es como volver a poner con todo el amor del mundo los ladrillos que tiempo atrás fueron arrancados al corazón. Cuando ocurre, descubres que durante mucho tiempo los pulmones habían estado oprimidos, apenas quietos, aguantando con el mínimo aire mientras redescubrimos el camino aún no encontrado hacia el futuro. Un camino construido a base de pasados y presentes que serán pasado. Miradas nuevas o traídas desde lejos. El caso es seguir viviendo sabiendo que lo que somos no es más que lo que hemos sido. Y nada menos.



Tossa de Mar

9.16.2007



He abierto una cuenta en flickr donde ir subiendo las fotos que hago. Así que, si gustan, pasen y vean...


Semana Santa 07 - Servidora

9.15.2007

Poco a poco, despacito, voy aprendiendo una nueva lengua. De momento, por mi cuenta. Una de las cosas que hago es escuchar canciones, intentar comprenderlas, y después leer qué dicen. Hoy escuchaba una canción nueva, y me ha gustado entender algo que parece común entre mucha gente, independientemente de del lugar, el idioma y demás cultura que nos pueda caracterizar a cada uno. Podrá parecer una chorrada, pero ha sido reconfortante. No me he sentido sola.


"... sapere convivere è dura già, lo so.
Ma per questo ilcompromesso
è la strada del mio crescere.
E dico si al dialogo
perchè la pace è l'unica vittoria
l'unico gesto in ogni senso
che dà un peso al nostro vivere."


"... saber convivir es duro ahora, lo sé.
Pero por esto el compromiso
es el camino de mi crecimiento.
Y digo sí al diálogo
porque la paz es la única victoria,
el único gesto en todo sentido
que da un peso a nuestro vivir."



No sé si la traducción será del todo correcta, pero el sentido creo que está claro.

9.10.2007

Las seis de la mañana.

Suena el despertador y yo, como un autómata, me incorporo en la cama. Rasco a mi gato, que se pone panza arriba a modo de saludo (un "buenos días" que es más de lo que mucha gente haría por su compañero de cama). Hay veces que ni lavándome la cara me espabilo, que no hay choque con la realidad fría del agua que pueda hacerme aterrizar. Hoy es un día de esos.

Entre artes de vestimenta y desayuno abro la puerta de la calle, de forma casual, para ver qué temperatura hace. Todo está en silencio, un silencio extraño. Al principio no te das cuenta, sólo percibes que hay algo diferente en la mañana. Quizá ese sí haya sido mi primer choque con la realidad de hoy. Vuelvo a entrar a casa, termino de prepararme y, finalmente, salgo. Persiste el mismo silencio. A lo lejos, veo un relámpago en un cielo encapotado cuando aún es de noche. Pero no hay trueno después.

Tampoco hace mucho frío; a pesar de verse alguna estrella, las nubes hacen de velo. Tengo la sensación de que quizá se haya parado el mundo.

Tras unos minutos de coche durante los que mi mente empieza a repasar las primeras recriminaciones del día, llego a la estación de tren. Aparco el coche y me dirijo al andén dos, caminando despacio por esa pasarela infinita. Silencio y agua. Todo huele a agua. Es como si estuviera sentada en una piedra en el Rubioso, como metida en el caudal de un río. Huele a agua de forma invasiva, y eso me hace feliz. De repente me doy cuenta de que el silencio que lo cubre todo es porque hoy no canta ningún pájaro. Deben estar entre asustados y dormidos por la tormenta que se avecina. Todo esto lo pienso mientras en cada respiración robo aire y agua de la más profunda manera que mis pulmones dan para hacerlo. Agua. Aire. Silencio. Tormenta. Y tan feliz porque no exista nada más en ese instante.

No anuncian el tren por megafonía. No suenan las vías mientras éste se aproxima. Simplemente, llega. Abro la puerta, entro, y un olor ácido, a vómito recién limpiado, a lejía en agua sucia, me golpea la cara. Es un olor asqueroso, lo intento expulsar de mi nariz, pero no puedo. No puedo. Invade mi mañana borrando el agua y el silencio. Suena el pitido brutal de las puertas cerrándose. Golpe de realidad: bajo a Madrid.

Nada más sentarme busco lápiz y papel para alejarme del viaje que no quiero. Para escribir que una mañana el agua me despertó acariciándome la cara en silencio.

****************

Sigo en el tren. Estoy a punto de llegar a Chamartín. Llueve. llueve. Llueve. Me voy a empapar de camino a Plaza de Castilla, pero no se me cae la sonrisa de la cara. Llueve. Hoy no me pongo los cascos: quiero escuchar las gotas caer.

Qué hermosa venganza contra una ciudad: llueve.

9.09.2007

Una mañana de domingo.
























Ahora vamos a por la tarde.

9.08.2007


De tarde en tarde se sienta ante el blanco y negro. Obvia los colores que rodean la estancia. Sólo se sienta y mira.

Pasa el dedo por la madera, bajo las teclas. Ahí suelen quedarse atrapadas algunas huellas de dedos, les delata la grasa de las manos que se queda pegada. Nunca ha soportado esas manchas, como si estuvieran profanando una pureza necesaria antes de comenzar a tocar. Pasa el dedo despacio y apretando, limpiando a conciencia. Todo debe quedar negro de nuevo antes de que se haga la luz a través del sonido.

Las teclas. Blanco y negro. Alguna pelusa o mota de polvo se posa, inevitable, mientras domina el silencio. Después sigue el mismo ritual que con la grasa de los dedos: acaricia las teclas una a una en un gesto rápido, casi sin que se note, para dejarlas puras. Superstición quizá: alguna vez echó la culpa de sus fallos a esas molestias que se interponían entre la música y las sensibles yemas de sus dedos. Una excusa como otra cualquiera, menos en su cabeza.

Una vez limpio el piano, se queda mirándolo. Lo acaricia casi con dulzura, pensando algo que quedará olvidado. Al cabo de unos minutos se levanta, sin hacer ruido. Cierra la tapa y, sin haber pulsado una sola nota, se aleja.





9.05.2007


De un momento perdido a otro.

De miles de horas asfaltando el camino que lleve a un sitio que aún no conocemos.

De incertidumbre allá por donde mire.



De grises en medio de colores.



De colores acunando al tembloroso gris.











De ti. De mí.


De una vida silenciosa y vocinglera. Contradictoria. Hermosa.

Del presente.

De cimientos sin tejado para no dejar de ver estrellas.

De agua, nieve, piedras. Una caravana y una finca.

De pensamientos.



Y de una vida bien entendida.

"... porque la vida es sueño,
y los sueños, sueños son."

9.04.2007

Qué calma más extraña. Apoyada en el alféizar de la ventana noto que el aire es aún de verano, ese que preludia las fiestas aquí y allá por todo el país. Sí, aún es verano, aunque no lo parezca a veces. Non so chè posso scrivere ci questa notte, c'est une sensation un peu bizarre, because I'd really like to express myself by words, aunque no sé bien qué decir...

Quizá algo se esté gestando y yo no me dé cuenta.

Preludio. Calma.



9.02.2007

Una excusa










Una coraza

9.01.2007

"De alguna manera algo ha permanecido inconcluso y quieto en nuestras manos. Como un corazón de juguete al que se le estuvieran acabando las pilas. Hemos estado quietos demasiado tiempo, braceando hacia ninguna orilla. Te miraba y me mirabas, y a pesar de temblar como hojas éramos incapaces de vernos. No encontraba lo que tanta falta me hacía, y después de mucho coger aire, decidí dejar de dar aletas.

Algo falló, no sé qué. O quizá no falló, quizá debiera ser así para hoy encontrar... no sé qué debo encontrar. Me encuentro yo, solo, delante de una pantalla, a las tantas de la noche, y no me oriento. Se consumen los cigarros uno tras otro en el cenicero y soy incapaz de levantar los dedos del teclado. Dejo que suene la música sin que una sola palabra coherente se aproxime a mi cerebro, al papel eléctrico de la pantalla. Nada. No hay nada especial en esta noche.

Y el caso es que tampoco tengo ganas de estar contigo. Te pienso, a ratos, pero no deseo volver a tener tu compañía. Creo que ya no me aportabas nada más que una excusa para que no muriera mi fantasía. Cómo no me di cuenta antes, no lo sé. Creo que mi cuerpo ya no podía más y tomó las riendas, a pesar de las protestas de mis sesos a ti adictos. No sé por qué llegué a eso, ni quiero saberlo.

El caso es que esta noche sé que algo quedó inconcluso, pero que se cerró la puerta para terminarlo. Mejor así. Mejor solo que mal acompañado, dicen. Pues quizá yo me quede solo, rodeado de cigarrillos que nunca fumo, a la búsqueda de un poco de fantasía que me ayude a escapar, pero al menos, al menos...

No tengo respuesta. Al menos, nada."

----------------------------------------



8.31.2007

When I find myself in times of trouble, mother Mary comes to me,
speaking words of wisdom, let it be.
And in my hour of darkness she is standing right in front of me,
speaking words of wisdom, let it be.

Let it be, let it be, let it be, let it be.
Whisper words of wisdom, let it be.

And when the broken hearted people living in the world agree,
there will be an answer, let it be.
For though they may be parted there is still a chance that they will see,
there will be an answer. let it be.

Let it be, let it be, ...

And when the night is cloudy, there is still a light, that shines on me,
shine until tomorrow, let it be.
I wake up to the sound of music, mother Mary comes to me,
speaking words of wisdom, let it be.

Let it be, let it be, ...



Dejamos pasar noche tras noche, cerrando puertas y apagando velas, cambiando el tiempo mientras no cambiaba la suerte. Caminamos despacio y lejos, de la mano y arañando, haciendo daño y queriendo, peleando por una ilusión llena de vendas y esparadrapo. Nos hundimos lejos el uno dento del otro, haciéndonos dos adicttos que se conocían sin ser capaces de entenderse. Al menos, al cabo del tiempo, y empatando nuestros males, esa sensación me queda.

Hoy me alegro de haber vivido lo que viví. Me alegro de haber decidido hacer lo que hice: la caza de alegrías va dando su fruto en ambos continentes. Ayer di un pequeño paso, que ha tenido una correcta y suave respuesta, perfecta, adecuada. Quizá haya un futuro hermoso, aunque diferente del imaginado hace años. Quizá. No se muere la esperanza, que ahora permanece un poco más tranquila.

Y, en secreto, aún duele la distancia, pero hay que permanecer firme.

Besos a ti también.