6.26.2017


Acierto de pleno.

Apenas unas notas en las que modula a puntos más amables, más alegres, pero que no son más que un espejismo. O quizá el caos del no parar de la mente en medio del bloqueo.

Mientras, sigue corriendo el agua y el vino. Como sangre licuada de una herida que sabes está ahí, que la ves, que sabes tuya, pero no eres capaz de sentir. Todavía. 

Hay música que es un canal abierto para sacar lo que no hay manera humana de expresar con palabras.


8.04.2016

Se me hace extraño (quizá por restos de inocencia) de repente parar el tiempo y sentir que estoy sola. Aunque haya gente en mi vida que me quiere, a la que importo, con la que estoy conectada, en última instancia estoy sola. Y alguna vez, como ahora que entra un mínimo de aire por la terraza en esta tarde abrasadora de agosto, tengo plena consciencia de ello.

Pero no ha supuesto una reacción en cadena de miedos.

Simplemente, ha sido recordar la verdad. Estamos solos, porque somos únicos, movibles, mutables. Porque nos podemos adaptar sin abandonarnos, aunque tengamos que perdernos y reencontrarnos tantas veces como planetas haya. 

Pienso en quienes me han importado y me importan. Algunas de esas personas apenas están en mi vida, o en su momento decidieron que me fuese con mi música a otra parte. De algún modo, aunque sola, esa conexión permanecerá siempre latente. Y es bonito. Forja vida.

Ahora mismo me gustaría sentarme frente al mar y contarle esto. También está solo, tampoco tiene dueño. Sé que me entendería, y me acariciaría los pies.

7.16.2016


De alguna manera, quiero confiar en mis instintos, en mi intuición. Para saber qué remedio poner a lo que temo, y que en cierto modo confirmaste la otra tarde. Me quieres, aún me quieres, pero te vas alejando. Aumenta el grosor de tu muro de plomo, ese que un día no existía y me permitió ilusionarme. 


Quiero confiar en mis instintos y que la alerta me ayude a encontrar el camino. Aunque sola no pueda: te necesito conmigo en esto. 

Te quiero mucho, te quiero intuir mucho, todo lo que pueda. Porque no eres sencillo ni te tengo calado, como tú me dices. Porque el asomo de mínimo resquicio de dolor de estos días ante el temor de separar nuestros caminos, me aterra. El dolor por perderte me dejaría en ruinas. De esas que no hay quien reconstruya.

Has retrocedido pasos. He preguntado, supuesto. Intuido. Y hasta ahora he acertado. 

Por eso quiero confiar en mis instintos.

Porque pienso que me quieres, aún me quieres como yo te quiero. Es sólo que la maldita distancia nos impide verlo.

6.04.2016

Sorpresas te da la vida.

Llega un mail de la persona que menos esperabas, pidiendo ayuda. Surgen sensaciones que mezclan sorpresa, compasión, y cierto temor añejo. Supongo que una respuesta prudente habría sido "llama a otra puerta". Pero bueno, prudente o no, mi puerta no se cierra en según qué situaciones.

Llega una llamada de teléfono. Honestamente, no sé si estar yo al otro lado de la línea ha servido para algo; quiero creer que sí, aunque yo sepa que no tengo las respuestas (las tiene él, pero da miedo verlas). 

"Estoy fuerte, llama si quieres". Bien por mí. Tenía razón. No hay heridas abiertas. Me quedo pensando y me sale una sonrisa: quizá sea que me hago mayor. La urgencia que puedo sentir ahora es de querer ayudar, por no querer que se sienta así: porque SÉ cómo se siente uno estando así, sé de esa angustia, sé de la impotencia y no ver el camino. Sin embargo hay camino (siempre hay camino), aunque no se vea.

Hoy no cabía ahondar en la cobardía, en el miedo. Tocaba ayudar a respirar de nuevo (un poquito, al menos). Eso creo. La respuesta no la tengo; la respuesta está en respetarse a sí mismo, valorar lo que de verdad importa, sin refugiarse en otros egoísmos. Para tener a alguien fuerte a tu lado, necesitas primero ser fuerte tú. Querer, necesitar, valorar y desear tu propia compañía. Aceptar tus miserias para poder enfrentarlas. Para respirar, parar, asumir que todo puede perderse. Y que no pasa nada. 

El camino sigue. Siempre va a seguir. Cambiará el color, cambiarán los actores. O no. Pero el camino siempre sigue. Y el único que sigue en ese camino eres tú. Porque ese camino no es de otro, sino tuyo. 

Aprende a aceptar tus miserias, si es que quieres cambiarlas. Aprende a aceptar la pérdida. A descubrir que no hay precipicios, sólo algunos puñetazos en el estómago que ayudan a volver a respirar profundo para seguir adelante. 

Te daría un abrazo, quizá más por mí que por ti, pero también hay que aprender a dejar que las distancias sean recorridas en tiempo y forma por la persona adecuada. 

Te diría "estoy apenas a un kilómetro de donde te encuentras; si necesitas dar un paseo, y hablar en movimiento, cuenta conmigo". Pero no quiero malas interpretaciones. Ni tuyas ni mías.

Me he dado cuenta de que no siento nada de rencor. Y que ni por lo más remoto te deseo ningún mal. Al contrario.

Ojalá pronto se te pase esa angustia. Y más aún deseo que, por fin, de una vez por todas, venzas ese miedo a la soledad, ese disfrazarte con alegría superficial, esa cobardía. Porque eres algo diferente a eso.

11.20.2015

A veces eres perfectamente consciente de cuándo envejeces. Son esos momentos en los que la sensación en pecho, garganta y ojos se hace una línea líquida, un eje que te mantiene en pie. Electricidad en las manos que no puedes llevar a tierra. Vacío, como cuando te alejas de la costa sin querer. Pérdida. El tiempo que se para, sumando distancia, como si desde otra vida más sabia intentaras abrazarte para que la decepción no doliera tanto.
Y sólo eres agua en tu cerebro y tu corazón.
"The sun said nothing About my demise My fall to the floor [...] These floorboards creaking My body's old The sun casts a shadow At dusk that cuts through your bones Your body and soul”

11.08.2015

"... y yo te digo que tú has luchado por él lo que no está escrito, no me puedes decir lo contrario, porque es así. No sólo has luchado por él, sino que has luchado contra ti por él. Eso no te hace culpable de nada, más bien lo que deja claro es lo que le quieres. Y eso vale todo en una relación. Lo demás... son gilipolleces."

Abres un viejo libro tuyo y descubres lo que te escribió un buen amigo en un momento que precisamente lo necesitabas. Y la sensación de gratitud vuelve, por ese pasado y este presente. 

La calma regresa y el corazón reposa. Cabeza fría.

8.20.2015

Qué puedes agradecerme cuando 
Bien eres tú, amor,
Que, cubierto de arañazos y cansado,
Te despojas de defensas y me arrullas:
He descubierto calma entre tus brazos,
Encontrado dónde anclar si es en tu orilla.