10.01.2006

Quizá en tu generación ya haya demasiadas papadas [...]

Y ese poco que estás consiguiendo por ti mismo, joder cuánto se esfuerzan en quitártelo los que ya lo tienen todo.

Como si no lo merecieras [...]

... tres claves para llevar una vida auténtica. He olvidado las dos últimas, pero la primera vale un Perú: “No tengas miedo” [...]

Deberías comer menos, correr más (o simplemente correr). Leer más, ver menos la tele. Hablar más con gente, tener vida social. Ya deberías haber encontrado el amor verdadero. Al menos deberías estar intentando encontrar el amor verdadero.

Tu negativa a tratar siquiera de enamorarte resulta irritante.

Deberías defender tu derecho a no hacer nada, ocasionalmente. Aunque “yo nunca estoy sin hacer nada”.

Pero todavía no me has dicho si tienes miedo [...]

Pero qué dices, ¿que todavía conservas la osadía (alegría, temeridad) de los veinte?.

En realidad nunca tuviste veinte años. Has nacido viejo.

Mira a tu alrededor. Esto ya parece bastante definitivo ¿no?

Dicen que la vida da giros cuando uno menos se lo espera.

Te pregunto ¿tienes miedo?, ¿es eso lo que te pasa? [...]

El otro día alguien decía: "Nunca he sido tan feliz como cuando vendía pulseras de cuero en la serranía de Ronda, con 17 años".

Coño, pues hazlo. Vuelve a hacerlo. Da el paso. Pero hazlo ya, joder.

A lo mejor lo que pasa es que no mereces más de lo que tienes.

Y lo que tienes es miedo.



Extraído de
La Fragua.

------------------------------------------------------------------------

Como dice Toño en su Fragua: a quien corresponda.

1 comentario:

marieta dijo...

Es fantástico. Es muy real aunque a ratos parezca algo sacado de un libro de Bucay o de alguien peor, Coelho. Jajajaja (é bromitaaa)
Muchos besines... sin miedo, chica, sin miedo.