3.04.2008

La peor hora del día era la primera, muy de mañana, cuando después del madrugón se encontraba sola. Cada día pensaba "hoy no puedo", pero al final sí que podía. Al principio podía aguantarlo porque tenía ahí a sus gatos, que se despertaban con ella para hacerle compañía. El trayecto de coche se hacía pesado, aunque el café contribuía a mantenerla. Después, al llegar a la oficina, mientras arrancaba el ordenador, volvía a coger aire gracias a uno o dos compañeros, tan chiflados como ella por ir casi de madrugada al tajo.

Pero la peor hora era justo después.

No había ojos a los que mirar entre ella y la pantalla. Y si no miraba a los ojos no podía respirar. Empezaba a ponerse nerviosa, muy nerviosa: se levantaba a por agua, al baño, volvía a su sitio, revisaba las direcciones habituales en internet, las noticias, escuchaba música...

... hasta que llegaban. Y venían a verla, o ella podía ir a verles. Y mirar unos ojos, y luego a otros, y volver a los primeros, y respirar, respirar, respirar gracias a que ellos le devuelven la mirada y le hacen sentir que está ahí, que la ven, que la miran queriéndola ver, incluso queriéndola. Y eso le hace respirar.

Cuando vuelve a su trabajo, se siente arropada. Fuera hace frío, fuera llega a doler. Pero dentro, muy dentro, es donde puede resguardarse, protegida por miradas que la quieren.

-------------------------

Ficción necesaria.

4 comentarios:

Aeris dijo...

Qué identificada me siento...

.María. dijo...

Yo hace una temporada que tengo como una bolita de ping pong en la barriga. Lejos de ser mariposas, que bienvenidas son siempre, creo que es un poco de preocupación. No me gusta sentirte así de chunguilla, cielete madrileño. Me ze pone un bola fea y mala en la pancha como de no poder hacer nada... Y siempre pienso en escaparme a verte un finde, que no me cuesta tanto....Pero a la vez me lo pongo tan dificil.
Si alguna vez tienes una emergencia mariana,lejos de rezar (que creo que no funciona la máquina de las plegarias) me llamas, que yo voy si la economía me lo permite!!

Un abrazo gigante preciosa.

Lolita ? dijo...

Hola Patri!!! Yo también estoy necesitada de ficciones,jejeje. ¿Cuándo decías de quedar?

Un besote fuerte.

Julito dijo...

Ha sido un placer, y ha sido mutúo. Bsos