2.04.2009

Huir hacia delante.

La primera vez que escuché esa expresión fue de labios de un amigo muy querido que no estaba en un momento de buen ánimo. Me sorprendió, por lo exacta y descriptiva que era. Esta tarde se me ha venido a la cabeza mientras conducía camino a casa, con nubes de tormenta justo frente a mí.




A veces uno pierde el norte y no sabe si camina a pesar de estar perdido, o huye sin mirar por dónde va.

Yo no quiero huir de nada, pero me aterra seguir caminando así, porque parece que a quien tropieza conmigo muy de cerca, le hago tropezar. Y porque andando a trompicones, si te caes, cuesta mucho levantarse.

Yo quiero un horizonte con el cielo limpito, sin tener frío, sabiendo sentir que no estoy sola. Porque no lo estoy, porque me lo dan, pero no lo sé coger.

1 comentario:

Hugo dijo...

Me ha molado la frase de huir hacia delante, y la foto, ¡pero no las hagas mientras conduces!