10.19.2006

No recordaba que la distancia y el silencio dolieran tanto. Estos días llueve y a mí me cuesta arrancar. Pongo música cuando estoy a solas o "duermo", y mi habitación comienza a encharcarse. Es una manera de salir de este temor, de esta incredulidad.

¿Dónde me dejé la armadura?

3 comentarios:

@ dijo...

Hola, pasaba por aquí y ... bueno.
Solo dejarte un saludo y un abrazo.
La armadura la dejaste en el chapista. Seguro. Yo puedo prestarte una sonrisa. El efecto es el mismo, pero luces más guapa de esta manera.

:)

Patricia dijo...

Gracias por esa sonrisa :)

marieta dijo...

Pero qué pasa aquí?? Será el otoño que nos deja un poco "sugus" a todos.
Anda, preciosa, mil besos para tí a ver si te animas un poco.


pd-Ya supongo que el lunes de 4 a 5 te viene como el culo de mal, sólo es una hora y tienes que currar y tal pascual... Pero yo te quiero lo mismo. (K)